sábado, 15 de setembro de 2018

Una empresa "investigada" y "sancionada" por sobornos en varios países dirige servicios en hospitales gallegos

Redacción 
https://www.galiciapress.es/

Eva Solla en rueda de prensa en la sede del Grupo Parlamentario de En Marea.

La diputada de En Marea Eva Solla ha acusado a la Xunta de "permitir" que la multinacional Medtronic, empresa "investigada" y "sancionada" en diversos países, "organice y dirija" unidades de cardiología en los hospitales de A Coruña, Compostela, Vigo y Lugo, y "pruebe sus productos" frente al "interés general que tendría que ser la salud de las personas".

Así lo ha asegurado en una rueda de prensa convocada este viernes en el Parlamento, en la que también ha denunciado la "forma opaca de funcionar" y la "ocultación" por parte del Gobierno gallego sobre la información relativa al convenio firmado con la empresa privada.

De este modo, según ha apuntado, después de ser denunciada la negativa de ofrecer esta información durante el año pasado, tanto la Asociación de doentes do Complexo hospitalario de Santiago como el grupo de En Marea en el Parlamento, tuvo que trasladarse esta petición a la Comisión de Transparencia.

En concreto, la diputada de En Marea ha explicado que Medtronic "se trata de una multinacional que está trabajando de forma permanente en las unidades de cardiología de los complejos hospitalarios de Santiago de Compostela, A Coruña, Vigo y Lugo", para "probar sus productos usando las instalaciones públicas en beneficio de la propia empresa" y "en función de sus necesidades".

"El rechazo por parte de la Xunta de informar y ocultar información a la ciudadanía es el modo habitual de proceder del Gobierno gallego", ha afirmado Solla, que ha añadido que reclamará la información referente al Hospital Universitario Lucus Augusti de Lugo -el último en firmar convenio, en mayo de 2017-, que "no fue trasladada aún por la Xunta", pese a ser solicitada por En Marea.

Después de revisar la documentación aportada, Solla ha informado que el grupo de En Marea pudo constatar que "se está permitiendo que esta empresa sea la que dirija el funcionamiento de las unidades de cardiología, basándose en criterios de beneficio empresarial". Además, ha asegurado que este es "un procedimiento que la Xunta pretende trasladar a otras unidades".

EMPRESA "OBJETO DE INVESTIGACIÓN Y SANCIÓN"
Asimismo, la diputada de En Marea ha destacado que Medtronic es una empresa que "fue objeto de investigación y sanción por parte de otros países". Así, "en China fue sancionada por cuestiones relacionadas con sobornos" --con una multa de 17 millones de dólares- y "también en Estados Unidos tuvo varias condenas por la vía penar por sobornos a médicos para que empleasen sus productos" -con multas por valor de 23 y 9 millones de dólares, entre otras-, según ha señalado.

En esta misma línea, ha subrayado que también "está vigilada por la Agencia Española del Medicamento en relación a las bombas de insulina". Por ello, Solla ha calificado como una "barbaridad" que una empresa "ya condenada en varios países y vigilada" sea la que la Xunta decide introducir en las unidades de cardiología gallegas.

PREGUNTAS AL PARLAMENTO
Por todo ello, Solla ha anunciado que En Marea preguntará en el Parlamento por los "mecanismos, si es que los tienen, de control por parte de la Xunta del funcionamiento de esta empresa", para "evitar que se den este tipo de situaciones de soborno", así como "si existen incentivos pactados con profesionales por la empresa tanto a nivel económico como material". Además, también preguntará por "la relación jerárquica de la empresa con el personal público".

"Pese a que el PP dice defender a los profesionales lo cierto es que traen una multinacional para decir cómo trabajar, qué tienen que comprar y cómo desarrollar el servicio", ha criticado. Así, ha asegurado que preguntarán "por qué están tutorizando a estos profesionales ocultando además la información".

El grupo solicitará también los informes para tratar de impedir que estas empresas "continúen empleando el sistema público y los datos" de los gallegos. "La Xunta tiene que comprar maquinaria para el servicio, pero de ninguna manera permitir que sean las empresas las que dirijan el servicio en sí", ha destacado Solla.

La información trasladada por la Xunta a En Marea y de la cuál el grupo político ha extraído estas conclusiones será expuesta en las redes sociales de la formación para todos aquellos que estén interesados en acceder a ella, tal y como ha avanzado Eva Solla.

SITUACIÓN EN OTRAS COMUNIDADES
Finalmente, la diputada de En Marea ha asegurado que la única explicación proporcionada por la Xunta al respecto se basaba en la contribución a la "mejora de los propios servicios de cardiología, de la organización y de su eficiencia", así como a "muchos otros conceptos que son criterios fundamentalmente empresariales".

Además, ha indicado que en otras comunidades españolas, como es el caso de Cataluña -"donde sí estaban publicados los convenios"- y en Madrid, sí "han hecho otro tipo de convenios semejantes con esta empresa", por lo que En Marea considera que "cada vez es más habitual que las empresas se introduzcan por la puerta de atrás dentro del sistema sanitario".

"Si la Xunta apuesta por la privatización de servicios, lo que tiene que hacer es decirlo", ha criticado Solla, y ha añadido que "simplemente niegan la información" y "nos tenemos que enterar varios meses después".

A Xunta ocultou pactos cunha multinacional sanitaria americana que non puxo "impedimento" para revelalos


Fragmento da resolución na que Sanidade admite que se negou a achegar os documentos sen consultar con Medtronic

David Lombao
http://praza.gal/


Feijóo e o conselleiro de Sanidade, nunha visita recente a un centro de saúde
Feijóo e o conselleiro de Sanidade, nunha 
visita recente a un centro de saúde
© Xunta

No outono de 2017 a Consellería de Sanidade negouse a entregar á Asociación de Pacientes e Usuarios do Clínico de Santiago o contido íntegro dos convenios que asinara o Servizo Galego de Saúde coa empresa sanitaria estadounidense Medtronic. Estes acordos, como revelou Praza.gal, permiten á multinacional americana "testar" os seus produtos en hospitais públicos galegos e, aínda que formalmente non teñen dotación económica, a Xunta achega a eles persoal e tamén cartos. O Goberno galego tratounos como secretos ante a Asociación e ante o Parlamento, mesmo con máis cautela da esixida pola propia Medtronic.
Sanidade negouse a entregar os documentos á Asociación de Pacientes sen consultar coa empresa como marca a lei; tras facelo por orde da Comisión de Transparencia constatou que Medtronic non se opuña a revelalos
Sanidade baseou a súa negativa na necesidade de protexer o "segredo comercial" e a "propiedade industrial" da compañía. Fíxoo, como informou este diario, sen consultar previamente coa propia empresa sobre se autorizaba ou non a revelar os documentos. Segundo o departamento que dirixe Jesús Vázquez Almuiña, esa consulta non existiu por unha "omisión involuntaria", pero o certo é que supuxo tamén saltar un paso "esencial" da lei estatal de transparencia. Así o ditaminou a Comisión da Transparencia, máximo órgano galego na materia ao que a Asociación de Pacientes recorreu para tentar conseguir a información.
A finais da pasada primavera a Comisión da Transparencia constatou que a Xunta saltara a lei e instou a Consellería a subsanar este "vicio de forma". Debía "retrotraer" o expediente ao momento no que saltou a consulta á empresa. Sanidade acatou a orde de Transparencia e en xuño deste ano "notificou" o acontecido a Medtronic. Ao contrario que o Goberno galego, a multinacional non puxo atrancos á entrega da documentación ao colectivo de pacientes. Segundo a documentación do expediente, ao que tivo acceso Praza.gal, a través dun burofax remitido á Consellería o pasado 5 de xullo Medtronic sinalou que non observa "impedimento para facilitar" á Asociación "o contido íntegro" dos convenios asinados co Sergas para os hospitais de Santiago, A Coruña e Lugo, como pedira.
Fragmento do "anexo" ao convenio entre Sanidade e Medtronic que a Consellería inicialmente se negou a entregar á Asociación de Pacientes / Praza Pública
A Xunta alegara a necesidade de protexer o "segredo profesional" e a "propiedade intelectual" de Medtronic para non revelar os acordos, nos que o Sergas pon diñeiro e persoal
Esta resposta, evidencia o documento asinado polo secretario xeral técnico de Sanidade, Alberto Fuentes, supón "expresa conformidade" de Medtronic a revelar os documentos que a Xunta ocultaba. A Consellería, admite o escrito, "valorou nun primeiro termo como motivo de denegación" que entregar á Asociación todos os papeis podería causar "prexuízo ao segredo profesional e á propiedade intelectual e industrial da multinacional". Nesa negativa Sanidade tampouco valorou que Medtronic asinara convenios semellantes con outras comunidades autónomas como Catalunya, onde a Generalitat publicou integramente o contido do acordo en internet para a súa consulta libre.
Tal e como informou este diario, na parte de documentación que a Xunta inicialmente ocultou detállase, por exemplo, que Medtronic "desenvolve un marco operativo da área cardiovascular" do Clínico de Santiago, instalándose nela con permiso para probar os seus produtos e servizos coa intención de "fortalecer a súa posición" no mercado. O convenio trouxo consigo a instalación dun equipo de TAC e doutro de Resonancia Magnética "exclusivamente para servir os fins deste acordo". A Medtronic correspondéronlle os gastos de instalación e mobiliario seguindo a súa propia guía de estilo, mentres que o Sergas asumiu "os gastos correntes derivados do uso das instalacións", como electricidade, auga, limpeza e mantemento de posibles avarías. Achegou tamén "profesionais sanitarios coa cualificación necesaria" e aceptou a presenza dun executivo da empresa "a tempo completo".
Outros departamentos do Goberno galego tamén atrancan o acceso aos seus acordos con empresas e entidades que, por lei, deben ser publicados
Esta non é a primeira ocasión na que a Xunta pon atrancos á publicación de convenios con outras empresas ou entidades mesmo. Así, por exemplo, a Dirección Xeral de Enerxía e Minas, dependente da Consellería de Industria, incumpriu este mesmo ano prazos legais e interpuxo todo tipo de obstáculos para acceder á información sobre o impacto ambiental de parques eólicos e canteiras. Nun sentido semellante, en 2016 o Goberno galego ocultou o potencial impacto da base de drons de Rozas nunha especie de ave en perigo de extinción, información que o Ministerio de Defensa, participante no acordo, fixera pública sen maior atranco.
Do mesmo xeito, a Xunta mantén paralizado dende hai meses a parte pública do Rexistro de Convenios, onde segundo a propia lei de transparencia ten a obriga legal de publicar todos os seus pactos de empresas e entidades. Ben ao contrario, o Executivo de Alberto Núñez Feijóo está a asumir a práctica de publicalos só se alguén o pide e non facelo por iniciativa propia, como marca a normativa vixente.

África muere: Capítulo tercero

Nueva entrega de la serie de artículos en los que el escritor Alberto Vázquez-Figueroa propone soluciones para África y cuenta su relación con el continente

"Ni siquiera entre quienes alardean de cristianos parece estar de moda 'dar de beber al sediento' o 'dar posada al peregrino' puesto que a su modo de ver las obras de misericordia dependen de la ideología"

Primera parte de 'África muere' | Segunda parte de 'África muere'

Alberto Vázquez-Figueroa
https://www.eldiario.es/

Cuando falleció mi madre, mi padre que había sufrido mucho entre los campos de concentración y ocho años de deportación en Marruecos, enfermó de lo que por aquel entonces se denominaba “tisis galopante”, razón por la que me enviaron a vivir con mi tío, que era el delegado de hacienda en el puesto militar de Cabo Juby, en el desierto del Sahara.
Con mi tía en el desierto, en 1949
Con mi tía en el desierto, en 1949 ARCHIVO PERSONAL DEL ALBERTO VÁZQUEZ FIGUEROA
Mis tíos tenían una diminuta granja con cabras, gallinas y conejos de la que se ocupaba el gigantón más fuerte, listo y trabajador que he conocido, un senegalés que había sido esclavizado de niño pero que a base de mucho esfuerzo había conseguido comprar su libertad.
Cuando íbamos a cazar no nos alejábamos del mar y de ese modo nunca pasamos sed debido a que Suílem siempre llevaba consigo una tetera, un pitorro, un cazo y una lata.
Con la leña que abunda en las playas desiertas encendía una hoguera ponía encima la tetera con agua de mar y colocaba el pitorro de forma que el vapor fuera a parar al cazo, con lo que se convertía en agua potable.
Por las noches colocaba la lata doblada ligeramente inclinada y en un ángulo muy abierto y recogía el rocío del amanecer consiguiendo que resbalara hasta el cazo.
Dependiendo de la leña o humedad del ambiente obteníamos más o menos agua, pero siempre suficiente para resistir todo el día.
Yo le consideraba un superhéroe, pero una mañana me lo encontré llorando y me desconcertó cuando me aclaró que lloraba de alegría porque mi tío le había prestado el dinero que necesitaba para comprar la libertad de la que iba a ser su esposa.
Suílem
Suílem ARCHIVO PERSONAL DEL ALBERTO VÁZQUEZ FIGUEROA
Aquella revelación me dejó estupefacto; no podía creer que en el “protectorado” de un país católico, apostólico y romano se consintiese la esclavitud, pero así era debido a que las autoridades hacían la vista gorda con el fin de evitar problemas con los cadíes locales.
De todo ello se deduce que Suílem me enseñó dos cosas importantes: que siempre existe una forma de esclavitud y que, cuando el mar está cerca los seres humanos inteligentes consiguen sobrevivir. 
Por desgracia para mí -y digo bien al decir desgracia ya que mucho dinero y disgustos me ha costado-  he dedicado gran parte de mi tiempo a intentar demostrar que ambas cosas son ciertas, y son ciertas porque un esclavo senegalés analfabeto sabía más de la vida y del desierto que todos los intelectuales del planeta, lo cual está de acuerdo con lo que ya conté sobre las teorías de Theodor Herzl, y lo que dejó escrito sobre los futuros asentamientos judíos: 
"Durante los primeros años debemos trabajar en silencio, con humildad y ahínco, intentando aprender de los nativos, puesto que más sabe de sus tierras, sus bienes y sus males el más ignorante pastor local que el más ilustrado filósofo vienés". 
Suílem también solía decir: “Lo peor del desierto es que no tiene montañas”  lo cual suena a perogrullada, pero al analizar la frase se descubre que es la razón por la que millones de seres humanos han muerto, mueren y seguirán muriendo de sed.
La vida sobre la tierra se debe a que el sol calienta el mar, el vapor asciende y forma nubes que el viento empuja hasta que altas montañas las detienen y les obligan a descargar su contenido en forma de una lluvia que da origen a los ríos que riegan los campos.
Asia tiene la cordillera del Himalaya y sus monzones; Europa, los Alpes; Norteamérica, las Rocosas y Sudamérica, los Andes que ejercen de centinelas impidiendo que las nubes pasen de largo sin pagar su tributo de agua, pero el Sahara, el mayor de los desiertos, carece de guardianes de ochocientos metros de altura por lo que las nubes cruzan y se alejan ante la desesperación de los sedientos.      
Herzl y Suílem -cada uno en su mundo- eran hombres sabios, y muy estúpido debe considerarse a quien no aprenda de ellos.
Lejos del mar la vida en el desierto es casi imposible sobre todo en unos tiempos en los que las sequías están agrandando sus límites al punto de que quienes allí habitan no tienen más remedio que marcharse o morir.
Y, paradójicamente, muchos de ellos mueren en el mar que podría hacer sido su salvación.
La ONU confirma que novecientos emigrantes se han ahogado en el Mediterráneo entre julio y agosto, lo cual significa un treinta por ciento más que durante el mismo periodo del año pasado. Esta ola de muertes -mil quinientas anuales- ha coincidido con la intensificación de la política de disuasión emprendida por los gobiernos europeos que por si fuera poco han “confiado” la tarea de detenerlos a los guardacostas libios.
Gracias a dicha política, uno de cada treinta adultos muere o desaparece -entre los niños el porcentaje se duplica- por lo que el Mediterráneo se ha convertido en un inmenso cementerio y en una deshonra para los países ribereños.
Ni siquiera entre quienes alardean de cristianos parece estar de moda “dar de beber al sediento” o “dar posada al peregrino” puesto que a su modo de ver las obras de misericordia dependen de la ideología.
Los italianos deberían cambiar su famoso Mare Nostrum por Vergoña Nostra y los españoles a Don Quijote por Sancho Panza.   

Colonizadores 

El gran problema de nuestros océanos estriba en que si toda la sal que contienen se extrajera y se distribuyera sobre todos los contenientes, los cubrirían con un manto de cientos de metros de altura con lo que tendríamos billones de toneladas de agua potable pero ni un solo metro cuadrado de tierra cultivable.
Sin embargo, la gran ventaja de nuestros océanos es que tiene más agua que sal, y ahora sabemos cómo convertirla en potable a bajo coste.
El Planeta Azul, es decir, el planeta del agua, gasta miles de millones intentando descubrir si hay agua en Marte con la absurda pero muy rentable disculpa de que tal vez dentro de mil años la humanidad se verá obligada a trasladarse allí.
¿No resultaría más barato y más práctico hacer de la Tierra un lugar mejor evitando que un muy lejano día tuviéramos que emigrar?
Admito que sería absurdo llevar agua a Sudán, Chad, Níger, Malí o el sur de Argelia o Libia, pero sus habitantes son escasos –apenas dos por kilómetro cuadrado- y la mayoría están deseando que se les proporcione la oportunidad de trabajar y sacar adelante a sus familias.
Y dado que resultaría muy difícil llevar el agua a los sedientos, ¿no sería más práctico llevar los sedientos a donde se encuentra el agua?
En las fronteras africanas que separan la vida de la muerte existen millones de hombres, mujeres y niños que tienen derecho a intentar salvarse, por lo que seguirán viniendo en oleadas cada vez mayores debido a que la sed no perdona.
Y quien lo dude que intente soportar tres días sin beber.
¡Solo tres días!   
O que dedique medio minuto de su tiempo a leer las noticias que publica la prensa esta misma semana:
En Sudáfrica la sequía ha obligado a declarar el estado de "desastre nacional". Ciudad del Cabo ha fijado un plan de emergencia denominado 'Día Cero' por el cual habrá que limitar de forma extrema el acceso al agua.
La guerra no es la única causa de desplazamientos en Siria. La sequía que azota a los campos de cultivos genera el éxodo rural hacia las ciudades y es  una de las causas que impulsa el conflicto.
En Burkina Faso, Chad, Malí, Mauritania, Níger y Senegal las hambrunas provocadas por las crisis hídricas son una constante.
California ha sido otra de las grandes afectadas por los incendios durante todo el año. La gran cantidad de árboles muertos por la sequía permiten que los incendios forestales se propaguen rápidamente. En junio, el denominado  'Mendocino Complex' arrasó un total de 114.800 hectáreas siendo el peor de su historia.
En Australia la escasez de precipitaciones afecta al  noventa y ocho por ciento del territorio de Nueva Gales del Sur. Los peces luchan por sobrevivir y los animales huyen.
El norte de Europa también es víctima de las sequías. La ola de calor y las escasas precipitaciones han provocado incendios en el Círculo Polar Ártico.  Suecia se ha visto obligada a solicitar ayuda internacional por una oleada de fuegos.
El Salvador registra 33 días de sequía y prevé que la situación continúe
Sequía EFE
Esa es una realidad indiscutible y ya he contado cómo, a principios de mil novecientos y previniendo el holocausto, Theodor Herzl supo elegir los lugares a los que enviar a sus correligionarios en peligro, por lo que lo lógico, lo humano y lo decente sería aprovechar sus enseñanzas, buscar los puntos que eligió -Kenia, Somalia, Egipto, Yemen, Namibia, Jordania o el propio Israel- y llegar a acuerdos con sus autoridades que resultasen beneficioso para todos.
Tendrían que convencerse de que no se les envían refugiados, sino colonos dispuestos a trabajar y poner en valor nuevos territorios porque los grandes países fueron construidos por colonizadores a los que impulsaba el hambre y la desesperación.
Un inmenso número de ellos fueron españoles que de igual modo llegaron hambrientos y asustados en barcos atestados, y como hoy en día ese hambre y esa desesperación proliferan lo decente e inteligente sería canalizarlas en la dirección apropiada.
Resultaría factible llegar a acuerdos con algunos gobiernos con el fin de que arrendasen parte de sus territorios a condición de no esquilmar sus recursos forestales, minerales o pesqueros.
Tan solo se les alquilaría la superficie costera improductiva y al cabo de noventa años se les devolvería incluidas las viviendas, las carreteras, los invernaderos, las plantas desaladoras, las fábricas y las piscifactorías que se hubieran construido. 
Cierto es que un proyecto de semejante envergadura exigiría una inversión considerable, pero a la larga se convertiría en una inversión productiva, mientras que el gasto diario de cuidar, mantener y proteger a cuantos llegan y seguirán llegando día tras día y año tras año nunca se recuperará. 
Una vez firmados los acuerdos, los territorios quedarían bajo la tutela de un Consejo de Administración presidido por un delegado de las Naciones Unidas con leyes propias e independientes de las del país arrendador.  
Y si algunos opinan que carecemos de hombres justos capaces de dictar leyes justas, será porque no confían en sí mismos y en ese caso no valdría la pena defender con tanto ahínco su forma de vida.
Una de las primeras alegaciones que se esgrimen contra esta idea se basa en el convencimiento de que no se pueden confiar en los corruptos gobernantes africanos, a lo cual cabe responder que resulta imaginable que un gobernante africano sea capaz de darle lecciones de corrupción a un gobernante europeo.
Existen  en el continente hombres y mujeres intachables, y lo que se debería hacer es buscar a alguien sin tendencias políticas que pudiera convertirse en líder, portavoz e interlocutor válido de los refugiados ya que resulta absurdo intentar dialogar con quienes están a punto de ahogarse o tienen los pies y las manos cortadas por las cuchillas de las vallas metálicas.
En esos momentos tan solo son desesperados que luchan por su vida y lo que se necesita son personas equilibradas y sensatas que sepan trasmitirle al resto del mundo las necesidades de su gente, y a su gente lo que puede ofrecerles el resto del mundo.
La paz no se consigue a base de sangre y muerte, sino a base de entendimiento.
Y quien crea que esas personas no existen, que recuerde al sudafricano Nelson Mandela, al ghanés Kofi Annan o al senegalés  Sédar Senghor.
Incluso se podría recurrir, por sus raíces africanas, al mismísimo expresidente norteamericano, Barack Obama.

La gran utopía  

Muchos de quienes lean las soluciones que aquí se ofrecen para intentar contener de forma justa y humana el éxodo de refugiados, considerarán que tan solo se trata de una utopía, pero tal vez les convendría detenerse a pensar que LA MAYOR UTOPÍA se centra en suponer que esa invasión se detendrá por el simple hecho de que unos cuantos políticos de corto recorrido se limiten a intercambiar vidas por votos.
Se reparten a los emigrantes como si fueran la cuota de basura que le corresponde, pero muy pronto la avalancha les desbordará y se quedarán sin lugar donde acogerlos.
Cuando comprendan que el problema les supera se retirarán con pensión vitalicia pasando el problema a su sucesor, que volverá a hacer lo mismo.
Pero siempre será más fuerte quien lucha por su vida y la de sus hijos, que quien lucha por una pensión vitalicia.
Puede que los racistas sigan considerándolo una gran utopía, pero la mayor utopía de Adolf Hitler fue suponer que conseguiría acabar con los judíos o cuantos no perteneciesen a una raza que consideraba superior.
Y acabó suicidándose.

África muere: Capítulo segundo

Pido disculpas si cuanto expongo a continuación puede parecer demasiado personal, pero se debe a que llegue a África cuando aún no había cumplido un año y he dedicado gran parte de los ochenta siguientes a conocerla a fondo

Sorprende que la debacle de la primera potencia económica mundial fuera el resultado de una simple sequía, pero lo cierto es que las sequías nunca son simples

Primera parte de 'África muere', una serie de artículos donde el escritor Alberto Vázquez-Figueroa analiza la situación del continente


Alberto Vázquez-Figueroa
https://www.eldiario.es/



El escritor Alberto Vázquez-Figueroa publica en eldiario.es el segundo de una serie de artículos en los que analiza la situación de África y las posibles soluciones para el continente.
En el  capítulo anterior intentaba explicar hasta qué punto las teorías del fundador del sionismo, Theodor Herzl, sobre la posibilidad de crear en África territorios a los que enviar a los judíos que corrían peligro en Europa, constituían un precedente a la hora de buscar soluciones al problema de la emigración que, un siglo más tarde, ha dado un giro de ciento ochenta grados debido a que ahora son los africanos los que mueren ante nuestros ojos.
Pido disculpas si cuanto expongo a continuación puede parecer demasiado personal, pero se debe a que llegue a África cuando aún no había cumplido un año y he dedicado gran parte de los ochenta siguientes a conocerla a fondo, estudiar sus problemas, denunciar sus injusticias y ser testigo de sus guerras.
Coltán, fue el primer libro en contar las atrocidades que se están cometiendo en el Congo, donde se masacra a niños a base de obligarles a que extraigan el mineral que necesitamos para nuestros teléfonos móviles.  Sin embargo, no es el sistemático expolio de minerales estratégicos o de todo tipo de recursos lo que está consiguiendo que el continente agonice y sus habitantes huyan; su peor enemigo es la imparable sequía que afectado a los países subsaharianos. 
A principios de los años veinte, una terrible sequía asoló el Medio Oeste americano con lo que la tierra de las grandes praderas, muy ligera y carente de humedad, comenzó a levantarse por efectos del viento, formando, una gigantesca nube de polvo que giró sobre si misma aumentando de tamaño hasta llegar casi desde el Golfo de México hasta las Grandes Lagos, y desde las Montañas Rocosas hasta las orillas del Missisippi.
Fue la peor catástrofe natural de la historia americana y en su novela  Las uvas de las Ira John Steinbeck describió de forma magistral cómo llevo a la ruina a unos desesperados agricultores que se vieron obligados a emigrar en masa.
Esa emigración constituyó el principio del desastre debido a que abandonaban sus granjas sin pagar las hipotecas lo que llevó a los bancos agrícolas a encontrarse dueños de inmensas cantidades de tierras que nadie quería y a una absoluta carencia de liquidez. Fueron quebrando uno tras otro y en su caída arrastraron a los bancos comerciales e industriales.
Los desconcertados ahorristas invirtieron en una bolsa cuyos títulos comenzaron a aumentar de valor de forma injustificada en lo que no era mas que un juego de especulación sin la menor base económica.
Lógicamente la burbuja estalló dando origen a La Gran Depresión que llevó a los norteamericanos a la ruina reduciendo su producto interior bruto a la tercera parte en menos de cuatro años.
Sorprende que la debacle de la primera potencia económica mundial fuera el resultado de una simple sequía, pero lo cierto es que las sequías nunca son simples. El ser humano puede resistir dos semanas sin comer, pero no sobrevive tres días sin beber y de igual modo los países e incluso las civilizaciones pueden soportar muy duras pruebas excepto una falta de agua cuyos nocivos efectos siempre perduran aunque no se adviertan a simple vista.
Consciente de ello hace veinticuatro años diseñé un sistema de desalar agua por presión natural que reducía los costes a la décima parte debido a que apenas consumía energía eléctrica.
Poco después ocurrió algo muy curioso; me telefoneó Ignacio González, quien más tarde sería presidente de la Comunidad de Madrid -y al que no conocía- para invitarme a comer con Esperanza Aguirre, a la que tampoco conocía.
Durante la comida, Esperanza Aguirre me indicó que había sido elegida por Aznar como futura ministra de Medio Ambiente, y que lo primero que haría sería desarrollar mi sistema porque estaba convencida de que era la forma de resolver los problemas del agua en España.
"Qué lista es esta señora" -me dije- Y que fácil está resultando todo.
No obstante quiso el destino -y el recién nombrado presidente Aznar- que a última hora Isabel Tocino fuera nombrada Ministra de Medio Ambiente y Esperanza Aguirre de Cultura.
Meses después me la encontré en una cena y me comentó:
- Te he hecho un flaco favor; le he dicho a Isabel Tocino que si quiere resolver el problema del agua recurra a ti y me ha respondido que me ocupe de mi ministerio que ella no se mete en el mío. Y conociéndola como la conozco me consta que serás el último a quien recurra.
Me quedó el consuelo de saber que mi primer gran fracaso no se debía a fallos técnicos o intereses económicos sino al carácter de una ministra que duraría muy poco en el cargo.
No me costó demasiado asimilarlo debido a que la empresa gubernamentalTragsa se interesó por el tema, firmé un acuerdo con su Director General, Miguel Cavero, y tras siete años de trabajo y con un coste de casi seis millones de euros, se realizaron los estudios que demostraron la idoneidad del sistema.
Consiste en elevar agua de mar a una montaña cercana que tenga unos quinientos metros de altura puesto que mientras las desaladoras tradicionales consumen energía durante todo el día, las de presión natural sólo la consume en horas valle para subir el agua al depósito de la montaña.
También se puede subir con molinos de viento tradicionales que son más baratos y prácticos que los aerogeneradores.
Agua que sube con viento es energía potencial gratuita.
Cuando el agua se encuentra en lo alto de la montaña se pueden hacer dos cosas; la primera es desalarla mediante "ósmosis inversa" aprovechando la diferencia de altura.
La segunda es dejarla caer devolviendo energía en hora punta, tal como hacen actualmente las centrales hidráulicas reversibles en ríos y pantanos. Se devuelve un 6% menos que la energía que se utilizó pero en las horas que más se necesita.

Proyecto Mar Rojo- Mar Muerto 

En enero de mil novecientos noventa y cinco el gobierno jordano me pidió construir una planta desaladora de presión natural en el golfo de Acaba con el fin de llevar agua a la capital Amman.
Me pareció que resultaría poco práctico, pero pusieron a mi disposición un helicóptero y al recorrer el país advertí que se podía hacer un trasvase entre el Mar Rojo y el Mar Muerto y que aprovechando los cuatrocientos metros de diferencia de nivel entre ambas cuencas desalaría a coste mínimo dos millones de metros cúbicos diarios, suficientes para convertir Israel, Jordania, Siria y Palestina en un vergel.
Tragsa colaboró en el desarrollo, me concedieron la patente internacional y al poco tiempo un alto cargo del gobierno israelí -Gustavo Kronemberg- vino a Madrid con intención de comprar los derechos aunque puntualizando que solo proporcionarían agua a Israel, nunca a Jordania y mucho menos a Siria o Palestina.
Le hice ver que resultaba inaceptable puesto que todo había partido de una iniciativa jordana y que lo que ofrecía ni siquiera cubría los gastos.
Meses después regresó con idéntica propuesta y cuando le eché en cara que fuera tan intransigente me respondió:
- Es que soy judío.
-Siempre creí que los judíos tenían fama de negociadores- dije.
- Los que somos de origen uruguayo, no.
Así quedaron las cosas pero al poco Sir Edmund Rothschild, presidente de la Banca Rothschild, me invitó a Londres con el fin de comunicarme que estaba en total desacuerdo con la actitud israelí ya que el agua debía ser para todos, judíos o no.
Su bisabuelo había financiado a Theodor Kerzl pero Sir Edmund opinaba que Israel no podía seguir acogiendo a cuantos deseaban instalarse en su territorio ya que su necesidad de expansión provocaba sangrientos conflictos entre colonos y palestinos. Según él había llegado el momento de volver a buscar nuevos asentamientos tanto para judíos como para gentiles.
El 23 de abril de 1998 le escribió al Primer Ministro Inglés, Tony Blair, pidiéndole que se implicase en un proyecto que denominó "El río de la vida" ya que salvaría millones de ellas y frenaría una avalancha de refugiados que empezaba a ser preocupante.
El 17 de mayo, Blair le respondió que su Ministro de Asuntos Exteriores, Robin Cook, se pondría en contacto con los gobiernos de Jordania, Siria, e Israel.
El 2 de octubre del 2002 Sir Edmund le envió una carta al entonces Ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, solicitando que continuara colaborando en el proyecto y el 14 de noviembre Arias Cañete le confirmó que Tragsa seguiría financiándolo.
Lo hizo y además consiguió que la Oficina Española de Expansión Exterior corriera con los gastos de mis viajes tanto a Jordania como a Siria y Dubái. En los tres países mantuve reuniones con sus primeros ministros y durante mi estancia en Damasco también ocurrió un hecho curioso.
Tras la muerte de Hafez al-Asad y hasta la llegada de su hijo, Bashar, el poder quedó en manos del general Tlass quien una noche me invitó a su casa. Yo iba escoltado por motoristas que hacían sonar sus sirenas imaginando que acudía a un palacio de Las Mil y Una Noches, pero me encontré con que el hombre más poderoso y temido del país vivía en un sencillo apartamento en cuyo comedor podía verse un cartucho con dos barras de pan.
Me pareció un personaje encantador y entusiasmado por la idea de resolver el tema del agua en su país.
Al poco apareció su hija, una criatura realmente fascinante y el general nos invitó a cenar a un famoso restaurante en el que bailaban los "derviches".
Por desgracia acudió también el novio de su hija.
Tlass ordenó que al día siguiente me recibieran cuatro de sus ministros, que ocupaban, eso sí, auténticos palacios.
Me disgusté mucho cuando años después descubrí que ese mismo general Tlass era el encargado de masacrar a los rebeldes sirios.

Electrocutando gaviotas 

Durante un almuerzo en Lanzarote al que asistíamos, cada cual con sus respectivas esposas, José Saramago, Premio Nobel de Literatura, Bernardo Bertolucci, "Oscar" por su película El último emperador, el eurodiputado Manuel Medina, el futuro Ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, y Jose Luis Rodríguez Zapatero, éste último le prometió a Bertolucci que si llegaba a la presidencia respaldaría mi proyecto.
Cumplió su palabra, una nueva empresa gubernamental Acuamed sustituyó aTragsa, y tras dos años de trabajo y otros tres millones de euros se diseñó la primera Desaladora de Presión Natural que proporcionaría agua al poniente de Almería a un coste de once céntimos por metro cúbico.
El proyecto final consta de casi mil páginas.
No obstante en julio del 2006 la ministra de Medio Ambiente Cristina Narbona, ordenó archivarlo. Parecer ser que los ministros que duran poco en el cargo son los que más daño hacen, no se sabe muy bien si por ignorancia, por avaricia o porque astutos funcionarios saben cómo manipular su ego.
La disculpa que se puso en este caso -y que salió publicada en el Boletín Oficial del Estado- fue "que se podían electrocutar las gaviotas".
Como técnicamente no se podía atacar el sistema se alegó tamaño disparate pese a que una gaviota no se puede electrocutar si no existen cables eléctricos.
A continuación Cristina Narbona ordenó la construcción de cincuenta y tres desaladoras convencionales en las que se invirtieron casi tres mil millones, pero solo se terminaron seis que funcionan al diez por ciento de su capacidad.
La Comunidad Europea reclamó los mil millones que había adelantado pero nadie sabía dónde estaba ese dinero.
Que una ministra -actual Presidenta de Honor de un partido socialista que mi abuelo ayudó a fundar en Canarias- firmara algo que era falso en el Boletín Oficial del Estado me obligó a rendirme.
Ahora se están haciendo muchas preguntas sobre las desaladoras que nunca funcionan pero por aquel entonces yo ya estaba arruinado y Sir Edmund Rothschild había muerto sin ver cumplido su sueño de ver correr un Río de la vida.
Han pasado doce años y aún no he conseguido recuperarme, pero al ver cómo los niños se ahogan en nuestros mares he decidido intentarlo de nuevo pese a que tenga que volver enfrentarme a quienes lo permiten y a quienes siguen vendiendo agua tres veces más cara que la gasolina.
¿Qué más pueden hacerme?

FIN DEL CAPITULO SEGUNDO

Pd. Estas son algunas muestras de los documentos de los que se habla en el informe:

África muere

Hace cincuenta y cinco años, y tras pasar casi la mitad de mi vida en ese continente, publiqué un libro, 'África encadenada', en el que advertía del peligro que corríamos si continuábamos tiranizándola, explotando sus recursos y llevando a sus habitantes a tales extremos de hambre y desesperación que no les quedara otro remedio que romper sus cadenas y traspasar las fronteras que habíamos trazado a nuestra única conveniencia

Años después publiqué 'Ébano', 'Tuareg' y 'África llora' y 'Coltán', señalando que el tiempo se acababa y todo seguía igual. Ahora, está sucediendo lo que no se quiso evitar, 'África muere' y sus cadáveres llegan a nuestras playas

Aquí puedes leer la segunda parte de 'África muerte', la serie de artículos en los que el escritor analiza la situación de África y las posibles soluciones para el continente

Alberto Vázquez-Figueroa
https://www.eldiario.es/

El escritor Alberto Vázquez-Figueroa publica en eldiario.es el primero de una serie de artículos en los que analiza la situación de África y las posibles soluciones para el continente.
La Unión Europea dispone del denominado Reglamento Dublín III, que obliga a todos los estados miembros, y que puntualiza que los inmigrantes y refugiados son responsabilidad del país en el que desembarcan en primer lugar.
Ello ejerce una gran presión sobre España, Italia, Grecia, Malta y Turquía debido a que la norma internacional exige que las embarcaciones que rescatan a refugiados están obligadas a desembarcarlos en el puerto más cercano.
Como la mayoría provienen del África subsahariana, a través de las costas libias, su punto de llegada lógico es Italia, que por primera vez se ha negado a acatar el Reglamento.
Dicha negativa está a punto de provocar la ruptura en la Unión Europea, debido a las enormes diferencias que existen entre el punto de vista de los países que aceptan a los inmigrantes y el de quienes los rechazan.
El fin de la Eurozona –deseada por muchas grandes potencias– significaría una catástrofe, por lo que –basándose en experiencias anteriores que dieron buenos resultados– este informe pretende demostrar que el grave problema al que nos enfrentamos no estriba en un exceso de población, sino en que ésta se encuentra mal distribuida y se desaprovechan inmensas regiones potencialmente productivas.
*****
Cuando el capitán Alfred Dreyfus fue injustamente declarado culpable de alta traición, uno de los asistentes al juicio, el escritor y periodista austríaco Theodor Herzl, comprendió que el antisionismo dividiría a Europa a semejanza de como lo está dividiendo actualmente el tema de la inmigración.
En 1897 fundó la Organización Sionista Mundial y tras fracasar en su intento de crear el Estado de Israel en unos territorios que aún pertenecían al poderoso imperio otomano, intentó comprar colonias africanas con el fin de instalar en ellas a los judíos que se encontraban en peligro en Rusia, Polonia y Alemania.
Temiendo la llegada de un auténtico holocausto –cosa que ocurrió décadas más tarde–, envió a África expertos en agricultura, educación, obras públicas e hidrología, que se aplicaron a seleccionar territorios idóneos, y tras unos primeros estudios instaló en Kenia a familias judías procedentes de Siberia.
Pese a que murió muy joven, está considerado el "Padre de la Patria Israelí". Quienes le sucedieron no supieron impulsar sus proyectos, pero su iniciativa significó un importante precedente, ya que resulta interesante analizar cuánto dejó escrito sobre la forma de administrar lo que denominaba “las nuevas patrias judías”:
"Durante los primeros años debemos trabajar en silencio, con humildad y ahínco,  intentando aprender de los nativos, puesto que más sabe de sus tierras, sus bienes y sus males, el más ignorante pastor local que el más ilustrado filósofo vienés".
"El contenido de un complejo manuscrito se asimila en meses de estudio, pero desentrañar los secretos de una determinada naturaleza exige el esfuerzo de varias generaciones".
La idea de crear territorios que acojan a desplazados tiene por tanto más de un siglo, y el hecho de que una buena idea quede aparcada no significa que deba descartarse si contiene elementos válidos. Muchos proyectos fracasaron porque se habían adelantado a su tiempo y tan solo triunfaron cuando llegó su momento.
Los descendientes de las familias judías que Herzl había enviado a Kenia aún rezan en la sinagoga que construyeron en 1914, admiten haberse adaptado a la vida en África y no sienten el menor interés en mudarse a Israel.
"Si vivimos en paz con los keniatas no tenemos por qué irnos a vivir en guerra con los palestinos. El mundo es lo suficientemente grande y empeñarse en volver a los tiempos del Templo de Salomón es como empeñarse en volver al altar de los sacrificios de los aztecas".
No obstante, hace unos treinta años algunos judíos recuperaron las ideas de Herzl, debido a que millones de sus correligionarios aspiraban a instalarse en una tierra prometida en la que ya no cabían todos, y advirtieron a sus gobernantes que si continuaba la presión de los colonos sobre territorios que legalmente no les pertenecían, la situación degeneraría en continuas masacres.
Masacres de las que el mundo es testigo casi a diario.
Ese nuevo proyecto cayó una vez más en el olvido, puesto que pretendía encontrar territorios que acogieran a judíos –¡solo a judíos!– y ya nadie deseaba codearse con ellos.
Unos por miedo, otros por convicciones políticas y otros por puro antisemitismo, los posibles candidatos les cerraron las puertas.
Sus estudios indican que en Somalia, Egipto, Sudán, Yemen, Etiopía, Mauritania, Senegal, Jordania o Namibia existen enormes extensiones de zonas costeras en las que podrían instalarse colonias con un prometedor futuro, pese a que actualmente carezcan de infraestructuras.
La mejor prueba de que están en lo cierto se encuentra en Almería, antaño un desierto despoblado, bueno tan solo para rodar películas, pero que en apenas treinta años y gracias el uso de invernaderos, el aporte de agua y las nuevas tecnologías, se ha convertido en uno de los mayores abastecedores de alimentos de Europa, superando a regiones históricamente muy fértiles.
Cada semana exporta miles de toneladas de frutas y verduras y es uno de los lugares del planeta que produce más beneficios por metro cuadrado, proporcionando alimentos a millones de personas.  
Y Almería tan solo cuenta con doscientos kilómetros de costa desértica aprovechable mientras que en África existen nueve mil, en Medio Oriente cuatro mil, en Sudamérica tres mil y en Australia dos mil quinientos.
Theodor Herzl pretendía comprar esos territorios a las potencias coloniales, pero hoy en día resulta imposible, puesto que se trata de países independientes y no existe casi ninguno cuyas leyes le permitan vender parte de sus territorios.
No obstante, las leyes de varios de ellos les permiten arrendarlos por un período de noventa años, de forma semejante a como suele actuar la corona inglesa.
Si en las antaño desoladas costas almerienses trabajan y viven casi trescientas mil personas, en las costas africanas podrían trabajar y vivir sesenta millones, que a su vez proporcionarían alimentos a decenas de millones.
Se han localizado muchos puntos idóneos, pero los mejores están situados en lugares en los que cerca del mar se alzan cadenas montañosas que frenan los vientos. En otros tiempos algunos fueron increíblemente fértiles, pero los cambios en la climatología los desertificó.
Al norte de Somalia, en el llamado Cuerno de África, existe una cadena montañosa en cuyas laderas aún se distinguen zonas verdes o aislados palmerales que dan fe de su pasada fertilidad. Supera a Italia en extensión, pero la gran diferencia entre ambos países estriba en que Italia dispone de agua, lo que le permite sostener a doscientos habitantes por kilómetro cuadrado mientras que en Somalia apenas logran malvivir trece.
¡Solo trece! ¡Y solo por falta de agua!

Agua o muerte

Pueblos, ciudades, civilizaciones e incluso especies animales han desaparecido a causa de las sequías, pero no se sabe de ninguna ciudad, civilización o especie animal que haya desaparecido por falta de petróleo.
Controlar el mercado del agua resulta mucho más beneficioso que controlar el mercado del petróleo, puesto que la mitad de los seres humanos nunca necesitan petróleo mientras que todos necesitan agua para sobrevivir, regar, abrevar el ganado o mantener unas mínimas condiciones higiénicas.
Ese fue el motivo por el que a principios del mil novecientos se llego a una lógica conclusión: o se trasladaban las grandes ciudades industriales a la orilla de los ríos, o se desviaban los ríos hacia las grandes ciudades industriales.
Pero los ríos no son de fiar; un día amanecen secos, al otro se desbordan, y tienen la mala costumbre de arrojar la mayor parte de su riqueza al mar.
Tan solo el Amazonas desperdicia cada día la quinta parte del agua dulce del planeta, suficiente como para apagar la sed de los siete mil millones de hombres, mujeres y niños que lo pueblan.
Debido a ello, tras la Segunda Guerra Mundial el control del agua empezó a convertirse casi un monopolio. En la actualidad, una docena de empresas (en su mayoría francesas) regulan el mercado mundial, y setenta años de ingentes beneficios han dado como fruto una industria firmemente asentada: el agua embotellada.
Las tradicionales fuentes de gran número pueblos han dejado de manar mientras se denuncia a funcionarios que aceptan sobornos por añadirle al agua demasiados productos químicos, con la disculpa de “depurarla al máximo. El agua que abastece a las grandes ciudades ha comenzado a deteriorarse, lo que obliga a las amas de casa a cargar con pesadas garrafas si no quieren que cuanto cocinen sepa a diablos o su familia sufra vómitos y diarreas.
Se ha llegado a un punto en el que en cualquier restaurante cobra un euro por un botellín de un tercio de litro, mientras que un litro de gasolina también cuesta un euro.
Que el agua cueste tres veces más que una gasolina que hay que buscar, extraer, refinar y transportar desde el otro extremo del mundo, es uno de los mayores latrocinios que se hayan cometido jamás.
Pocas personas están dispuestas a matar por un litro de gasolina, pero muchas han matado y seguirán matando por un litro de agua, puesto que nadie soporta tres días sin beber.
El tráfico de agua embotellada se ha convertido en un negocio más criminal que el tráfico de armas, drogas, alcohol, tabaco o prostitutas, puesto que tan solo compra armas, se droga, bebe, fuma o se acuesta con prostitutas quien quiere, mientras que el agua resulta imprescindible para vivir.
Pero las autoridades lo consienten.
Y no solo lo consiente; lo protegen.
Desde hace trece años, la empresa gubernamental Tragsa guarda en sus oficinas de la calle Maldonado nº 58, y la empresa gubernamental Acuamed guarda en sus oficinas de la calle Albasanz nº 11 –ambas de Madrid–, un informe de mil doscientas páginas con toda clase planos, detalles y presupuestos referentes a un sistema de desalación que ellos mismos desarrollaron y que proporciona agua de primera calidad a once céntimos los mil litros, lo cual contrasta escandalosamente con los tres euros por litro.
Parte del informe de Acuamed y Tragsa sobre un sistema de desalación para abaratar el coste del agua en África (1)
Parte del informe de Acuamed y Tragsa sobre un sistema de desalación para abaratar el coste del agua en África (1)
Un numeroso grupo de sus mejores técnicos, dirigidos por los ingenieros Dionisio Lopez y Maria Iglesias, dedicaron ocho años de estudio e invirtieron siete millones de euros en desarrollarlo y en elegir los lugares idóneos para llevarlo a cabo.
El presupuesto final está firmado por la ingeniera del ministerio Mª José Mateo del Horno.
Parte del informe de Acuamed y Tragsa sobre un sistema de desalación para abaratar el coste del agua en África (2)
Parte del informe de Acuamed y Tragsa sobre un sistema de desalación para abaratar el coste del agua en África (2)
Ni Tragsa ni Acuamed permiten que dichos estudios salgan a la luz, pero existen tres copias; una se encuentra en poder de la Universidad de La Laguna, la otra en el despacho del juez Eloy Velasco, y la tercera a disposición de aquellas autoridades que quieran acabar con las mafias del agua.
Nota: el anterior director general de Acuamed y su directora de proyectos acabaron en la cárcel pero muy pronto salieron en libertad condicional pagando una fianza de trescientos mil euros que aún nadie sabe cómo obtuvieron.
Parte del informe de Acuamed y Tragsa sobre un sistema de desalación para abaratar el coste del agua en África (3)
Parte del informe de Acuamed y Tragsa sobre un sistema de desalación para abaratar el coste del agua en África (3)
De todo cuanto aquí se ha expuesto se deduce que el agua, su existencia, su carencia o su control, subyace en el problema de la crisis de los emigrantes tal como lo ha venido haciendo en casi todas las grandes crisis de la humanidad, pero curiosamente, en el mismo problema puede encontrarse una solución.
El negocio del agua embotellada factura cientos de miles de millones en todo el mundo, pese a lo cual paga unos impuestos mínimos, debido a que el agua está considerada una necesidad vital.
Pero desde el momento en que ha sido manipulada y embotellada debería pagar los mismos impuestos que el alcohol o los refrescos, añadiéndole un plus por lo que contaminan sus botellas de plástico.
Los mares sufren, los ríos sufren, los hombres sufren, y los únicos que se benefician son los empresarios y los políticos corruptos.
Con el dinero que se recaudase y lo que se debe invertir cada día de cada mes de cada año en cuidar y alimentar a los refugiados que continuaran llegando se podría crear un fondo que convirtiera esos diez mil kilómetros de costas desérticas africanas en medio centenar de nuevas Almerías.  
O por lo menos hacer una primera prueba que demostrase que resulta factible.
Serán muchos los que pregunten por qué tenemos que hacer algo por quienes invaden nuestros países sin haber sido invitados; a esos se les puede responder que, o lo hacemos, o acabaran arrollándonos y con razón, porque durante trescientos años invadimos África sin haber sido invitados, nos apoderamos de sus riquezas, violamos a sus mujeres y esclavizamos a sus hijos vendiéndolos como animales para que nos enriquecieran cortando caña de azúcar o cultivando algodón.
Justo es que quieran recuperar una mínima parte de cuánto les  arrebatamos, y más vale que le ayudemos a recuperarlo sin esperar a tener que enfrentarnos a ellos cuando vengan empuñando las armas que nosotros mismos les estamos vendiendo.
FIN DEL CAPÍTULO PRIMERO